Saltar al contenido
Obras y Reformas

Instalaciones Térmicas

La climatización de un edificio con la tecnología actual plantea diversos sistemas y equipos que, adecuadamente elegidos, pueden brindar altos grados de confort compatibles simultáneamente con significativos ahorros energéticos. Esto lleva a su difusión y masificación, generando una forma distinta de vivir y habitar esos ámbitos.

No se concibe hoy en día un espacio de vivencia o trabajo sin un adecuado nivel de climatización, que no es solamente el tradicional «aire acondicionado y/o calefacción», tal como generalmente se lo entiende, sino que más tiene que ver con adecuados niveles de temperatura, caudal de ventilación, filtrado del aire, humectación o deshumectación del mismo, y la posibilidad de modificar los parámetros a lo largo del día por la consecuente variación diaria de cargas exteriores según las diversas orientaciones del edificio. También según la estación climática del año, a fin de obtener las condiciones ambientales apropiadas. Siempre y en pos de la Eficiencia energética, utilizando exclusivamente mínima energía necesaria para cumplir el fin de la IT.

Cumpliendo de forma estricta el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) que regula lo relativo al diseño, instalación y mantenimiento de las instalaciones de climatización (ventilación, calefacción y refrigeración) y de producción de agua caliente sanitaria y tiene por objeto establecer las exigencias de eficiencia energética y seguridad que deben cumplir las instalaciones térmicas en los edificios destinadas a atender la demanda de bienestar e higiene de las personas, durante su diseño y dimensionado, ejecución, mantenimiento y uso, así como determinar los procedimientos que permitan acreditar su cumplimiento.

La climatización aerotermica consiste en la energía térmica que una bomba de calor extrae del aire ambiente. Esta bomba es del tipo aire-aire o aire-agua. El primero de los dos términos indica el medio exterior (aire) con el que la máquina intercambia calor, mientras que el segundo indica el medio interior.

Para proporcionar 100 unidades de energía térmica (calor) la aerotermia necesita inyectar en torno a 30 unidades de energía eléctrica. La cantidad exacta dependerá del aparato (unos fabricantes producen aparatos más eficientes que otros), de su estado de mantenimiento (un aparato correctamente mantenido será más eficiente) y de la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior (la eficiencia es mayor cuanto menor es la diferencia de temperatura). 

Cuando funciona para calefacción, el aparato de aerotermia extrae calor del aire exterior y lo inyecta en el interior. Cuando funciona para refrigeración, extrae calor del aire interior y lo libera al exterior. En este modo de funcionamiento la mayoría de los aparatos de aire acondicionado también extraen (por razones de confort) vapor de agua del aire interior y lo expulsan al exterior en forma de agua líquida. Funcionando para calefacción en condiciones óptimas, la aerotermia consume (coste variable) solo el 30 % de la energía eléctrica que consumiría la calefacción eléctrica convencional (de resistencias). Además de calefacción, el aparato de aerotermia puede producir agua caliente sanitaria ACS

Son un tipo de calderas de alto rendimiento basadas en el aprovechamiento del calor latente de condensación presente en los humos de la combustión.

El principio de funcionamiento de este tipo de calderas se basa en el proceso de condensación: un cambio de fase de una sustancia en estado gaseoso (vapor) a estado líquido. Este cambio de fase genera una cierta cantidad de energía llamada «calor latente». El paso de gas a líquido depende, entre otros factores, de la presión y de la temperatura. La condensación a una temperatura dada conlleva una liberación de energía, así el estado líquido es más favorable desde el punto de vista energético.

No obstante dependiendo del combustible de la caldera, por ejemplo en las de Gasoil el dióxido de azufre (SO2) generado en la combustión del gasoleo, en combinación con el agua resultante de la condensación producen H2SO4 (ácido sulfurico). Esto no es un inconveniente a corto plazo, pero a largo plazo dañará la caldera si no se optan por modelo con condensadores de calidad y de materiales que sufran ante este tipo de abrasivos.

La climatización geotérmica utiliza la gran inercia térmica del subsuelo que a solo tres metros de profundizad presenta una temperatura constante de entre 10 y 16 ºC.

La temperatura del subsuelo varía mucho menos que la ambiental (y que puede llegar a no variar a lo largo de todo el año si se toma a suficiente profundidad).Se puede extraer esa temperatura estable (calor o frío) simplemente mediante un fluido bombeado. El líquido se mantiene a una temperatura de cueva, que en invierno estaría aparentemente templado y en verano aparentemente fresco, aunque en realidad la temperatura del subsuelo no varía, sino que es la temperatura ambiente la que cambia.

Este sistema evita la complejidad y el gasto de una bomba de calor y el gasto de una bomba de agua es mínimo. Sin embargo, es menos potente y puede ser insuficiente o ser necesario apoyarlo con otro sistema auxiliar de energía renovable, salvo que se utilice para suelo radiante.En las situaciones en las que se necesita un sistema auxiliar, puede apoyarse en una bomba de calor que en lugar de intercambiar calor con la atmósfera, lo hace con el terreno: En invierno, la bomba de calor absorbe calor del terreno y lo libera en el edificio. En verano, absorbe calor del edificio y lo libera en el terreno

Suelo radiante, paramento radiante o losa radiante es sistema de climatización que emplea uno de los paramentos de un local como emisor de calor frio. El emisor puede ser cualquiera de los paramentos de los locales a calefactar (suelo, paredes o techo), pero lo más corriente es emplear el suelo.

Dada la extensión superficial del emisor se emplean bajas temperaturas, motivo por el que es ideal para combinarse con sistemas como la aerotermia o la geotermia, porque la emisión depende de la diferencia de temperaturas entre el emisor y el ambiente y de la superficie del emisor (a mayor superficie de emisión será necesaria una diferencia de temperaturas menor).

error: El contenido está protegido